¿Has escuchado hablar del “FACTOR X”? Este indicador en realidad es un concepto. Es decir, no necesariamente significa un número específico. Lo que quiere decir es que la “X” es la cantidad de veces que tus ventas pueden escalar si encuentras ese “algo” que es diferente a todos los demás.

Tiene similitud al “Oceano Azul” que es ese lugar en el mercado donde nadie se encuentra. Sin embargo, el Factor X se obtiene de forma diferente.

En primer lugar, hay que definir el “Viaje del Cliente” o “Customer Journey”, es decir, todos los pasos que un cliente debe de hacer para comprarte y luego para usar el producto/servicio que vendes. Es aquellos puntos en donde tocas a tus clientes y les das algo de valor.

Crea un mapa de procesos. Identifica procesos clave, decisiones e indicadores o reportes específicos. Habiendo hecho lo anterior, comienza a pensar en donde existe un “cuello de botella” en el uso de ese producto o servicio. ¿Dónde está el valor específico? ¿Qué pasa si integras, cambias, eliminas o reestructuras algún paso o proceso?

Tus clientes, al igual que tu competencia tienen momentos en donde existe frustración, riesgos o expectativas no cumplidas. ¿Cómo puedes cambiar eso?

Puede ser a través de un elemento tecnológico, o através de la innovación de un producto o la reestructura de un proceso. Le puedes dar a tus clientes instrucciones, facilidad de acceso o de compra, o cambiar el ciclo de ventas….

La idea es que ellos se mantengan en el Viaje mientras tu les solucionas sus problemas.

En los Team Building ayudamos a que eso suceda, ayudamos a que las personas entiendan el proceso y cómo cambiar su estructura mental para hacer más placentero el viaje de tus clientes en el uso de tu empresa.

 

WordPress Image Lightbox Plugin